NASA Responde a los rumores de que el mundo se va a terminar mañana

Últimamente se ha viralizado uno de los tantos rumores sobre el fin del mundo y dicen que sera mañana es el fin del mundo. Esta reclamación ha sido hecha por un experto ha hecho que asegura que el misterioso planeta Nibiru va a golpear en nuestro planeta, matándonos a todos.

Anuncios

Sin embargo, La NASA desmiente todo estos rumores. Ellos son inflexibles que el mundo no va a terminar, Muchos creen que La NASa solo trata desesperadamente de evitar el apocalipsis y que han emitido una breve declaración intentando disipar temores.

“Varias personas están ‘prediciendo’ que el mundo terminará el 23 de septiembre cuando otro planeta colisione con la Tierra”, Pero según las declaraciones de La NASA, “El planeta en cuestión, Niburu, no existe, por lo que no habrá dicha colisión.”

Nibiru, por supuesto, existe. El planeta fue descubierto por los sumerios hace miles de años, y desde entonces se ha predecido que destruirá la Tierra en repetidas ocasiones. Por ejemplo, se predijo que destruiría la Tierra en mayo de 2003 y diciembre de 2012, y una vez más que acabará con la civilización y toda forma de vida este 23 de septiembre de 2017.

Anuncios

Segun la teoria de quienes predicen estos sucesos, el planeta pícaro, también conocido como el Planeta X, ha evitado la detección porque los astrónomos no lo han notado. Son capaces de detectar asteroides de sólo decenas de metros de diámetro, pero desafortunadamente perdieron completamente Nibiru, que mide cientos o miles de kilómetros de diámetro.

“Si Nibiru o el Planeta X fueran reales y se dirigieran a un encuentro con la Tierra, los astrónomos habían estado rastreándolo por lo menos durante la última década, y ahora sería visible a simple vista”, afirmó la NASA.

Algunas otras teorías sugieren que mañana sera el fin, así como según la biblia los creyentes son llevados hasta el cielo, y los paganos se dejan a la putrefacción en la Tierra. La NASA por supuesto, no se dirigió a estas afirmaciones.

Anuncios

De acuerdo con las conjeturas que hacen quienes predicen estos sucesos y también los creyentes, mañana marca 33 días desde el eclipse solar total estadounidense, un número bíblicamente significativo. Según ellos, si eso no es evidencia suficiente, entonces no se puede salvar. Dios nos ayuda a todos.